8 oct. 2015

Los pitos del hambre

Foto vía elprogreso.galiciae.com
"¿Pitará usted a Piqué?", "¿Aplaudirá usted a Piqué?", son cuestiones que esconden en su sencillez y, esperemos, en su inocencia, una mecha difícil de apagar.

Vuelven los partidos de La Roja y lo primero que muchos medios hacen antes de preocuparse por si la Selección Española se clasificará para la Euro 2016, es si los aficionados van a pitar o no a Piqué.

El hecho en sí es algo que comienza a extenderse al territorio Liga, ya lo vimos el pasado fin de semana cuando Piqué visitaba el Pizjuán en calidad de blaugrana.

Sin embargo, no deja de llamarme la atención que este hecho nacido de la simple expresión de libertad del pueblo no se deja que se reproduzca a su libre albedrío, si no que se contamina.

Se vicia, se enturbia la opinión del pueblo. Porque los medios tienen la gran responsabilidad de informar, formar y entretener, pero en su función generan opinión, y no solo la crean, si no que la impregnan en cada teleespectador, oyente o lector.

Cuando preguntas a una persona si tiene hambre, no solo le estás preguntando por el hambre, sino que también le estas llevando a su mente el hambre. Algo que parece una perogrullada, en el fondo es una peligrosa arma, en este caso de pitos.

"¿Pitarán a Piqué?", y me imagino a la cuadrilla de turno que ni se acordaba de los pitos de León a una semana de ver a la Selección en Oviedo. Pues habrá que pitar.

Esta es mi sensación, y el ejemplo lo tenemos ayer en el entrenamiento. Vuelta a los pitos.

Según mi teoría este mismo post sería contraproducente al volver hablar de los pitos, pero espero que el argumento remueva a quién lo lea.

En vez de hacer la ola, si Piqué está sobre el campo, se le pita. Llega a parecer un entretenimiento. No lo entiendo, los pitos. Quiero entender la razón.

Ganaremos a Luxemburgo y en Ucrania no habrá este problema, aunque se escuchará con atención el entrenamiento de Piqué por si algún ucranio hace la gracia. Y se dará como noticia que no hubo pitos a Piqué. Creo que no debe ser así.

No quiero criticar la búsqueda de la noticia en los pitos a Piqué, que ya es noticiable que se pite a un jugador de nuestra propia selección. Quiero criticar la forma en la que preguntando, recordando y volviendo a sacar el hambre a la palestra, a la gente se le abra el estomago y le entren ganas de comer.


Son pitos retroalimentados. No los generemos, dejémoslos que surjan si tienen que surgir. 

No hay comentarios :