5 feb. 2014

Vayamos al Camp Nou dijeron, será divertido dijerón.

Fantástico, noche de miércoles. Un día inmejorable, bien centradito entre el "post" fin de semana y el "pre" fin de semana también. Digamos una hora, las diez de la noche.

Si cualquiera persona de a pie utilizará este día y esta hora para quedar seguro que solo se les ocurriría algún plan bajo techo y bien calentitos (recordemos que el supuesto es a principios de Febrero. Un día y hora como hoy, como el partido del Barcelona contra la Real Sociedad.

Claro que sí. Que se llene el campo. Ya cuando 90.000 personas tengan que volver a sus casas y en el mejor de los casos lleguen sobre la una de la madrugada a su cama les aplaudimos. 

No señor Alves, no se puede dudar del apoyo de la grada porque un día, una hora y en unas condiciones cómo hoy haya solo poco menos de 39.000 personas. Está bien animar y agradecer a los heroicos asistentes por el esfuerzo, ¿pero de verdad es lo más correcto criticar a los que no creyeron conveniente ir?

"Los que no vienen al estadio no son tan culés como dicen", Daniel Alves

El fútbol es de la gente, y no la gente del fútbol. Sin los aficionados el fútbol no es nada, y criticarles precisamente a ellos cuando son los principales afectados de un sistema de horarios desastroso que ademas les perjudica no "permitiéndoles" ver a su propio equipo es una verdadera pena.

No hay comentarios :