17 feb. 2014

EL 13 ROMPE LA LEYENDA DEL NUEVO SAN MAMÉS

El 13 es para muchos el número de la mala fortuna y desde este domingo lo es para el Athletic Club: el rival número 13 terminó con su imbatibilidad en el nuevo San Mamés. Ya es historia, y los que lo han vivido podrán contar a sus nietos que durante doce partidos el nuevo estadio mantuvo la esencia del antiguo con el mejor homenaje posible: no conocer la derrota.



Con su victoria, el Real Club Deportivo Espanyol (1 – 2) se inscribe en el impoluto libro de ganadores de la renovada catedral. Han sido algo más de 1170 minutos sin conocer la derrota en el campeonato liguero. La victoria contra el Barcelona o el empate frente al Real Madrid fueron algunos de los resultados con más repercusión, aunque la goleada al Almería sin duda será el más favorable por el momento (6 – 1).
 "
Aguirre: Alguien tenía que ser el primero y nos tocó a nosotros"
 
El antiguo San Mamés echó el cierre con dos derrotas, contra Levante y la Selección de Vizcaya. Sin embargo desde las primeras jornadas el nuevo campo parecía poseer un hechizo propio del mártir en cuyo honor se nombró al estadio. Ya el Atlético de Madrid en Copa rompió el encantamiento con su victoria (1 – 2), aunque los estadistas se negaban a cerrar el capítulo hasta que no se produjera en Liga. Anecdótico o trascendental, quedará como un dato más, cual gota de agua en el océano del fútbol.
 "
Valverde: A veces perder viene bien"
 
Para aficionados y jugadores puede llegar a ser una liberación. Aunque no se había convertido en unaobligación el ganar en casa, el hecho de que el precinto quede roto definitivamente disipa toda agonía por mantenerse invicto como local. El nuevo San Mamés iguala el record del Castellón, que en 1946 mantuvo sin derrotas durante doce partidos su recién estrenado estadio de Castalia.
Se leerán en muchas ocasiones durante esta semana los términos de “profanación“, “asalto” o “abordaje“, pero en la catedral del fútbol la palabra que ya se comienza a murmurar es “renacimiento”. Volver a nacer para recuperar el sabor de la victoria en casa, para regalar de nuevo a la grada grandes noches de gloria y, sobre todo, para mostrar de nuevo a Europa el rojo y blanco de sus colores. El nuevo San Mamés no pierde, porque con el Athletic siempre gana.

No hay comentarios :