3 feb. 2014

Dios los cría...

"Y ellos se juntan", cómo bien ha resonado el manido refrán en sus mentes lectoras. Y a pesar de pecar de tópico, es una verdad incontestable después de lo de anoche. Ibai Gómez y Ander Herrera fueron dos de los artífices más importantes en la cosecha del empate contra el Real Madrid. 

Herrera controlo y distribuyó la pelota por todo el campo, vistiéndose en algunos momentos de Andrés Iniesta con recortes y "uno-dos" para driblar rivales. Ibai Gómez, la diestra de Santutxu una vez más levantó al público bilbaíno de sus asientos en San Mamés, en las casas de los athletizales y en algún bar de Barcelona y alrededores del Vicente Calderón. Su irrupción desde el banquillo ya es prácticamente letal. Nada más salir consigue empalmar un puntapié que marcó el gol del empate.

Ambos diestros, ambos por caminos muy distintos, pero ahora con los mismos colores y un objetivo común.  La parroquia rojiblanca no puede estar más orgulloso de sus jóvenes felinos, solo un pensamiento sombrío puede enturbiar el momento: el mercado de fichajes. Pero eso será otra historia. 

No hay comentarios :