11 feb. 2014

CELTA 0 – 0 ATHLETIC CLUB: CICLOGÉNESIS SIN GOL

Él viento se convertía en tornado en el estadio de Balaídos en un auténtico torbellino de encuentro, y no iba a ser por la lluvia y el viento, sino por el partido que regalaron ambos equipos a sus aficiones.Celta y Athletic terminaron con sus porterías a cero pero que el resultado final no engañe, el partido fue una auténtica locura, sin tregua de un campo al otro, que terminó con varios jugadores exhaustos y al borde de los tirones musculares.
Foto vía: elcorreo.com

Luis Enrique plantó sobre el campo un equipo claramente ofensivo, arriba con RafinhaCharles yOrellana, que fueron a por el gol desde el principio. Hacía valer el Celta su condición de local, y no era para menos ante un Athletic en puestos de Champions. Los de Valverde volvieron a pecar de su ya olvidada apatía visitante y no pudieron hacer mucho más que sacudirse las embestidas gallegas. Como si estuvieran impulsados por un viento a favor de sur a norte del estadio, el Celta presionaba bien la salida de balón del Athletic, que solo en alguna contra puntual llevaba peligro hasta la meta deYoel, muy sereno y correcto el meta vigués. Al cuarto de hora Santi Mina lanzaba desviada una semivolea que casi subía el primero al electrónico.
Juego muy técnico aunque con imprecisiones en los pases finales en tres cuartos de campo. Se vieron detalles de mucha calidad por parte de ambos conjuntos: caños, taconazos y hasta alguna cola de vaca, pero insuficientes para marcar gol. Las internadas de Orellana por banda izquierda hacían sufrir a un Balenziaga que recorrió la vereda zurda una y otra vez. Rafinha con un disparo duro dentro del área también estuvo a punto de inaugurar el casillero, pero Gorka despejó correcto el balón. El Athletic lo intentaba en alguna jugada de saque de esquina y con contados centros al área, pero sin llegar a tirar entre los tres palos locales. Al filo del descanso Charles controló un despeje y lo mandó al palo derecho de Iraizoz. Los vascos salvaban la papeleta al descanso. Un Carlos Gurpegui muy destacado en defensa fue de los mejores en los visitantes. Los celestes tornaban sus remeras en azul cian por el sudor del sobreesfuerzo realizado, pero cero goles y otros 45 por delante.
En el segundo periodo más de lo mismo, valga el tópico. Se esperaba que el Celta acusará el cansanciopero no fue así, volvieron a presionar arriba al Athletic y fijaron a Aduriz en la marca para que no tuviera facilidades. Controlado el balón y el ataque contrarío el partido terminó de romperse. Ander Herrera comenzó a tirar del centro del campo de los bilbaínos y junto a la entrada de Kike Sola e Ibai Gómez el equipo rojiblanco comenzó a mostrarse en el verde. A falta de diez minutos una jugada embarullada con Kike Sola en el área del Celta estuvo a punto de convertirse en gol con un balón que iba llorando hacía el interior de la portería, pero de nuevo Yoel estuvo vivo y resguardó la pelota fuera de su portería.
El banquillo local sacaba toda su pólvora para los minutos finales y con Nolito y Bermejo sobre el campo el Celta se hizo dueño de los minutos finales. El Athletic, fatigado y sin fuerzas, no acertaba a hilar una jugada pese a la posesión. Ibai Gómez intentó rememorar sus tiempos en el filial B del Athletic y en un saque de córner casi cuela un gol olímpico, como ya le hiciese al Burgos hace unos años, pero Yoel de nuevo atrapó el cuero. En los últimos minutos, en el 89, Rafinha disparaba alto desde la frontal y perdonaba una vez más. Y la última del partido, pasados ocho segundos de los tres minutos de prolongación, un balón centrado a medida por Jony desde la izquierda era cabeceado porBermejo solo unos centímetros por encima del larguero de Gorka Iraizoz. Balón fuera, pitido de Del Cerro Grande, y suspiros de alivio: final del partido. El Athletic finalmente salvaba un punto in extremis y el Celta, que recordando en algunos momentos su mejor versión, dejaba escapar libre a un león al que había casi convertido en mascota.
Luis Enrique: no podemos consolarnos con un punto
El técnico vigués no daba por bueno el resultado al final del partido. “Hemos merecido la victoria“, se lamentaba el asturiano, que destacó la última jugada de Mario Bermejo que podría haber supuesto la victoria.
Ander Herrera: hoy no hemos hecho el mejor futbol que sabemos, pero hemos sabido aguantar
Ernesto Valverde: tal y como ha ido el partido, tengo que dar por bueno el punto. No hemos hecho un buen partido
Por parte visitante el marcador final resultaba bastante propicio viendo como se desenvolvió el encuentro. Entrenador y jugadores coinciden y dan el punto por bueno en una noche en la que la ciclogénesis pudo robarles algo más que el peinado.
El Athletic Club pese a todo suma y sigue, todos sus rivales directos (Villarreal, Real Sociedad y Sevilla) pincharon, una menos para poder saborear esa ansiada plaza Champions, aunque con partidos como este fuera de casa deberán hacer unos deberes de matricula en San Mamés para cumplir. El Celta de Vigo se lleva un punto que debe saber a muy poco después del esfuerzo realizado y el gran planteamiento llevado a cabo por todo el equipo. Luis Enrique supo desactivar al conjunto vasco y su homónimo, Valverde, no pudo remediarlo ni moviendo un banquillo visitante que hoy se mostró anodino.
Los vascos pierden para su próxima cita a Iturraspe y Ander Herrera por acumulación de tarjetas, y tendrá que mejorar esta versión ante su público contra el Espanyol. El Celta a poner todos los sentidos en la difícil salida en casa del Villarreal, y tiene una semana para afinar la puntería.
Alineaciones:
Athletic Club: Iraizoz; De Marcos, Gurpegi, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico, Herrera (Iraola, 90′); Susaeta (Ibai, 74′), Aduriz (Kike Sola, 65′), Muniain
Celta de Vigo: Yoel; Hugo Mallo, Cabral, Fontàs, Jonny; Krohn-Dehli, Rafinha, Álex López (Nolito, 64′); Santi Mina (Augusto, 56′), Charles (Bermejo, 81′), Orellana
Estadio: Municipal de Balaídos, 17.880 espectadores
Árbitro: Del Cerro Grande, amonestó con tarjeta amarilla a Iturraspe y Ander Herrera en el Athletic Club, y a Santi Mina en el Celta.

No hay comentarios :