30 ene. 2014

EL ATHLETIC DE BILBAO CON NORTE PERO SIN SUR

Si hay algo que tenía “la catedral” era el ambiente que transmitía la grada durante los noventa minutos de encuentro. El antiguo San Mamés empujaba al once del Athletic hacía el campo contrario y la vez apabullaba al contrario ayudando a encerrarlo en su propia área. Los últimos cuartos de hora en el estadio de los leones no eran plato de buen gusto para nadie. Un trago que muchos intentaban no pasar consiguiendo, si eran capaces, una buena renta antes de ese tramo final del partido. Esamagia, ese empuje de todo un campo ahora se encuentra huérfano.
Foto vía: elcorreo.com

Desde la mudanza a principios de temporada al nuevo complejo las sensaciones han sido encontradas. Un sin fin de problemas y polémicas entre socios y club: goteras, falta de localidades y problemas de acceso. Casa nueva, casa bonita y renovada pero inacabada. Uno de los fondos aun no está terminado, y aunque parezca algo anecdótico para las hemerotecas de los futuros veteranos del club la verdad es que repercute en lo deportivo.
El fondo sur sin grada y sin gol
Pocas, pero algunas han sido las voces que en el último partido contra el Atlético de Madrid se dieron cuenta de dos situaciones antagónicas. Los finales de la primera y segunda mitad. En el primer intervalo se vio un vendaval de ocasiones, en el final de partido apenas algún lanzamiento a puerta.
De todos los goles que se han marcado en San Mamés, el Athletic ha recibido 13 en contra y ha marcado 32 a favor. Hasta aquí son datos muy a favor del gran año que están haciendo los leones está temporada en casa. Pero si vamos un poco más allá, podemos comprobar que de los 32 goles, las dos terceras partes han sido marcados en la portería de la grada. Un total de 21 tantos han sido anotados en la parte del estadio con el fondo construido, y los otros 11 en la portería de “la lona”, como popularmente se la comienza a conocer.
Se puede llamar coincidencia, misticismo o puras estadísticas, pero los datos están ahí. El Athletic siempre se ha caracterizado por obtener un plus extra de su graderío y lo cierto es que le falta uno de ellos (fondo sur). El plazo de finalización de las obras según la última asamblea del club se fijo para el20 de Marzo de 2015, “ni un día más ni un día menos” se dijo a finales del pasado año, aunque se espera que a mediados del próximo Agosto todas las localidades puedan estar disponibles.
El césped y las condiciones de trabajo
No solo lo meramente deportivo en cuanto a resultados se encuentra afectado. La actividad de las obras con gran maquinaria, encofrado y demás parafernalia de la faena diaria están afectando al césped del campo. El polvo y la suciedad que acumula incrementado por la apertura que el campo tiene por falta del citado fondo hacen que en algunos partidos varios jugadores cómo Ander Herrera hayan llegado a quejarse por la situación del verde.
Los problemas en la construcción se hacen patentes. Desde la diputación y el propio Club se ruega paciencia y compresión por los trastornos de la “mudanza”, pero ya son varias las voces críticas con la ejecución del proyecto. Desde los sindicatos se han denunciado las condiciones laborales de obreros con más de 12 horas de trabajo diarias para poder terminar el campo a tiempo y con más de un accidente grave por el camino. Los propios aficionados pueden comprobar partido a partido el estado de las obras, dónde ya incluso son visibles por televisión los bajos anfiteatros del último fondo.
La idea del nuevo estadio surgió a principios del 2000 y comenzó a llevarse a cabo a partir de 2004. A día de hoy el Athletic Club juega en un campo que busca volver a transmitir la misma pasión que el antiguo, pero que no lo conseguirá hasta que quede terminado por completo y encuentre de nuevo su Sur.

No hay comentarios :